Audiencia General del Papa Francisco

El Papa ha centrado su atención en las relaciones intergeneracionales dentro de los matrimonios durante su serie de catequesis sobre el valor de la vejez.

El Papa reflexionó sobre la figura bíblica de Rut, que, tras la muerte de su marido, siguió a su suegra a Judá, donde acabó casándose de nuevo.

Esta historia, dice el Papa, muestra que «la alianza de amor y fidelidad que une a las generaciones puede resultar inmensamente enriquecedora para nuestras familias y para el crecimiento de una sociedad que respete la dignidad y los dones de cada uno de sus miembros, por muy jóvenes o mayores que sean.»

RESUMEN DE LA CATEQUESIS DEL PAPA EN ESPAÑOL:

Queridos hermanos y hermanas: Hoy encontramos inspiración para nuestra catequesis en el libro de Rut y en la enseñanza que nos da sobre la alianza entre las generaciones. En él, la joven Rut demuestra ser capaz de volver a entusiasmar a la anciana Noemí, y esta recupera la fuerza para hacer que en la joven renazca una nueva esperanza de futuro.

Noemí, cuando mueren sus hijos, se siente incapaz de aportar algo a las jóvenes nueras que han quedado viudas y, de forma generosa y altruista, las invita a volver a sus hogares para rehacer sus vidas con los suyos.

Pero Rut se niega a abandonarla. De ese modo, el inicial pesimismo de Noemí es vencido por la fidelidad de Rut, hasta el punto de que Noemí toma la iniciativa y la anima a encontrar marido en Israel.

En esta historia vemos muchos elementos de conflicto que se van pacificando: el hecho de ser mujeres y estar solas, además de su condición de extranjeras las hace vulnerables, pero el amor y el valor que se dan recíprocamente supera las dificultades. Y es así que Noemí, cuando nace el hijo de Rut y Booz, puede ver el futuro con esperanza.

Saludo cordialmente a los peregrinos de lengua española. Los animo a ver los milagros que se producen en este breve episodio y a intentar sacar una lección para nuestra vida. Aprendamos de Noemí a recuperar el ánimo y a estar disponibles para recomponer las heridas de los jóvenes que necesitan nuestro apoyo.

De ese modo, superaremos las barreras de la desconfianza y reconstruiremos vínculos de amor y respeto en la sociedad. Que el Señor los bendiga. Muchas gracias.s.