Obra social

Pretende contribuir a la recuperación de personas excluidas y vulnerables, actuando especialmente con la infancia y la juventud, las mujeres y ancianos en dificultades y con sus familias

La Obra Social San Nicolás pretende contribuir a la transformación social e individual de las personas excluidas y vulnerables, actuando especialmente con la infancia y la juventud, las mujeres y ancianos, en dificultades y con sus familias. La acción social es clave para que las personas en situación desamparada y vulnerable tengan la oportunidad de un futuro mejor.

Lleva a cabo iniciativas sociales para ayudar a superar situaciones difíciles, con especial atención a las personas que viven en situación de pobreza y abandono, y aquellos colectivos más desfavorecidos.

Estar al lado de las personas cuando más lo necesitan es el reflejo del espíritu de San Nicolás. Se trabaja en colaboración con entidades sociales e instituciones tanto públicas como privadas, para llegar al máximo número de personas necesitadas: niños, familias y personas en riesgo de exclusión social que necesitan apoyo y recursos para superar los momentos más difíciles.

Dentro de esta Obra Social, no podemos obviar que vivimos en un mundo cada vez más globalizado y que en la misma ciudad se mezclan razas y culturas diferentes. Actuar para favorecer la convivencia ciudadana intercultural, mejorar las condiciones de vida de la población y crear una sociedad más cohesionada son pilares esenciales sobre los que se construye la labor diaria de la Obra Social de San Nicolás.

La Obra Social de San Nicolás contribuye a la atención de personas sin techo en la Ciudad de la Esperanza (CIDES), ubicada en Aldaia. Se trata de un centro de acogida para personas en riesgo de exclusión social, donde encuentran atención integral. Se les ofrece asistencia, alojamiento, manutención y formación por personal especializado y voluntariado.


 

 

 

 

 

También atiende las necesidades de la Caritas Parroquial de San Nicolás y otras ayudas puntuales con especial atención a las familias necesitadas.

Y  colabora con el colegio Nuestra Señora de los Desamparados en el barrio de Nazaret participando en el Proyecto NSD+. Busca el encuentro entre niños y adolescentes del barrio de Nazaret que pertenecen o han pertenecido al Colegio y que se encuentran en situación de vulnerabilidad debido a su situación económico-social. Este proyecto consta de varios programas, cada uno con diferentes objetivos. Todos ellos tratan de acercarse a las necesidades que presentan los jóvenes mediante el deporte, la atención personalizada para la mejora académica y el seguimiento personalizado

+ Info sobre NSD+ aquí

Proyecto NSD+ Nazaret

El Proyecto NSD+Nazaret busca el encuentro entre niños y niñas, adolescentes y jóvenes del barrio de Nazaret que pertenecen o han pertenecido al Colegio Diocesano Nuestra Señora de los Desamparados, y que se encuentran en situación de vulnerabilidad debido a la situación económico-social.

La base del proyecto queda sujeta fundamentalmente bajo tres objetivos clave: empoderar y dignificar, favorecer la formación y el éxito académico, y formar en valores. A través del acompañamiento grupal e individual y la atención personalizada que voluntarios y voluntarias dan con su apoyo al proyecto, se persigue la transformación social. Además, junto al reconocimiento y trabajo interdisciplinar con entidades e instituciones del barrio y de la ciudad de Valencia, se crea un compromiso conjunto: crear una sociedad más justa y solidaria.

El Proyecto NSD+ Nazaret consta de cuatro programas, cada uno con diferentes objetivos. Todos ellos tratan de acercarse a las necesidades que presentan las personas participantes.

Programa DxE

Utiliza la herramienta del deporte como elemento para favorecer la asistencia regular al colegio, mejorar el rendimiento académico del alumnado y formar en valores.

Programa SIROCO

Está basado en el seguimiento y la atención personal de los chicos y chicas. Puede darse a través de tres líneas. La primera de ellas “Mentorización”, donde los y las adolescentes y jóvenes seleccionados tienen asignada una persona voluntaria que ejerce el rol de “mentora” y que les acompaña en sus procesos vitales. La segunda línea son los “Talleres motivacionales”, en los cuales, personas profesionales del campo de la psicología se acercan al colegio para llevar a cabo sesiones de desarrollo personal, motivación e inteligencia emocional. La última de las líneas son la “Tardes de estudio”, en la que voluntarios y voluntarias, de lunes a jueves, asumen la responsabilidad de apoyar al alumnado en sus tareas escolares.

Programa AULA IMPULSA

Este programa apuesta por los y las jóvenes que, tras haber superado la ESO, deciden continuar su formación académica. Por ello, se les ofrece un espacio y una persona voluntaria que les tutoriza, para que les acompañe en el desarrollo de sus objetivos, tanto personales como académicos.

Programa BON DIA

Mediante la figura de un “monitor o monitora despertador”, se pretende elaborar y ejecutar planes de actuación e intervención para reducir el absentismo escolar. Por otra parte, se da de desayunar a niños y niñas que se encuentran en situación económica alarmante.

 

 

Este proyecto está sostenido por personas voluntarias que ofrecen su tiempo por tal de que los niños y niñas, adolescentes y jóvenes puedan tener un espacio donde poder compartir, potenciar y desarrollar nuevas habilidades, a la vez que aprender conjuntamente.